Han pasado 3 años desde que dejé aparcada mi teoría de las escalas musicales y que publiqué la última entrada que hice en este blog. Tres años es mucho tiempo, sin embargo nada ha cambiado en el panorama de la música en lo que se refiere al uso de las escalas musicales y demás. Triste pero cierto, tan cierto que podría apostar a que no cambiará en al menos los 100 años siguientes, puede que incluso más. De hecho, el ser humano lleva estancado en un puñado de escalas desde más o menos el Renacimiento, hace unos 300 o 400 años, siglo arriba siglo abajo.

Si eres una persona que quiere aprender música, quizá te alegrará saber que toda Europa, bueno qué digo toda Europa, todo el mundo al completo vive encerrado en sólo unas cuantas escalas musicales. Podríamos contarlas y probablemente no lleguen a unas 30 escalas. De hecho quiero salir de dudas, así que vamos a contarlas, a ver: los siete modos griegos (que contienen a la escala mayor que es el modo jónico y a la escala menor que es el modo eólico), la escala menor armónica, la escala menor melódica, ... Bueno un momento, para añadir más escalas digamos que la escala menor armónica la componen 7 modos, igual con la escala menor melódica. Haciendo un recuento para no perder el hilo llevamos exactamente... ¡21 escalas! Ahora añadimos la escala pentatónica y también la escala de blues. Ya tenemos 23 escalas. ¡Y eso es todo! Podríamos añadir algunas más, como las escalas pentatónicas japonesas que serían unas dos más y las escalas Be-bop, sin embargo el recuento que estamos haciendo es de las escalas más usadas en todo el mundo y como acabamos de comprobar, no llegan a 30, cuando existe un abanico bastante extenso de escalas que cualquiera podría usar y sin embargo la gente prefiere estar encerrado en unas 30 escalas (obviamente estamos dejando a un lado el sistema temperado de 24 notas por octava utilizado en la música árabe actual, ya que estamos hablando en términos masivos, globales).

Muchas veces me pregunto por qué no se usan más escalas para hacer música, sería bastante enriquecedor, tanto para el músico como para los oyentes. Y a las conclusiones que llego son las siguientes:

1.- Los músicos aprenden unas pocas de escalas musicales y con eso les basta. Algunos pianistas por ejemplo tocan la escala de DO mayor en el piano y cuando tocan la escala de DO# mayor dicen "hey miren, estoy tocando otra escala diferente", se engañan a sí mismos (o fueron engañados por sus maestros o profesores, bueno mejor dicho por sus profesores porque un buen maestro enseñaría tempranamente a sus alumnos la diferencia entre lo que es tocar una escala diferente y lo que es tocar una misma escala en diferente tonalidad). Para los guitarristas sin embargo es más fácil aprender las escalas que para los pianistas, porque en el mástil de la guitarra se "dibujan" las escalas como patrones, entonces una vez memorizado el patrón, puede tocar esa escala por todo el mástil, cambiando de tonalidad de forma realmente sencilla. ¿Por qué entonces los guitarristas no aprenden más escalas musicales? Yo te voy a contestar a eso rápidamente: no lo hacen porque su técnica está ligada a estar encerrados en unas cuantas escalas musicales y a la repetición exhaustiva  a lo largo del tiempo (años e incluso décadas) de esas mismas escalas. Si tú sacas a los guitarristas de la escala mayor, la escala menor, la pentatónica, la de blues y de la escala menor armónica y la melódica, el guitarrista tendría casi que aprender a tocar de nuevo el instrumento, porque todos los ejercicios que hizo y toda la velocidad y técnica que adquirió están basados en la memorización y super repetición de esas pocas escalas.

Antes de continuar con el segundo punto me gustaría decir que aunque sean unas 30 escalas, aprenderlas a tocar no es nada fácil, sobre todo para los pianistas. Y por supuesto que detrás de todo ello hay una inversión de tiempo muy grande, mucho sacrificio, practica y dedicación.

2.- ¿Para qué aprender más escalas, si es más fácil aprender un estilo de música con las mismas escalas (o incluso crear un estilo nuevo)? Hay gente que se vanagloria de poder tocar o crear una canción en otros estilos diferentes de música. A ellos les digo "¿Y qué?, muy bien lo hiciste y qué quieres demostrar, si tocaste las mismas escalas". Por ejemplo, muchos músicos heavys o rockeros se vanaglorian de poder crear una canción pop en muy poco tiempo. Y lo hacen como para sentirse superiores o algo, como desprestigiando al pop, cuando ambos estilos se rigen por las mismas leyes musicales.

3.- Si se aprenden nuevas escalas, se sacrifica técnica y la mayoría no quiere arriesgarse a exponerse de ese modo.

Podría seguir con más conclusiones, pero con estas tres es más que suficiente.

Recuerdo que una vez leí o escuché en algún sitio que si unos extraterrestres nos visitaran se quedarían sumamente sorprendidos cuando les hiciéramos  escuchar lo que avanzamos en música poniéndoles algún tema de Mozart o algún otro músico conocido de la música clásica. Yo me quedé asombrado ante tal suposición, porque si esos extraterrestres fueran realmente avanzados, esto siguiente sería lo que el tipo diría a sus colegas cuando regresara a su nave después de escuchar nuestra música:

Extraterrestre 1- "Los nativos de este planeta me han puesto música"-.
Extraterrestre 2 - "¡Ah que bien! ¿Y qué tal?"-.
Extraterrestre 1 - "Bueno, creo que tienen el toc, porque me pusieron varios temas diferentes, pero utilizaban siempre las mismas escalas musicales".
Extraterrestre 3 - "¿En serio? ¿Cuánto hace que nosotros superamos esa etapa, dos mil o tres mil años?".
Extraterrestre 4 - "Sí bueno, si avanzaron tan poco en lo demás como en la música, supongo que no se perderá mucho si les exterminamos".
Extraterrestre 1, 2 3 y 4 - "Jajaja"-.


En fin...

También recuerdo haber leído en algún sitio una historia sobre la escala menor melódica, que fué "hallada" como una salvación para los músicos de hace 300 o 400 años. Que si aumentar por aquí un grado, que si aumentar otro grado por allá..., como si fuera sólo posible hacer una escala musical gracias a la virtuosidad de uno o dos músicos en todo el planeta. La historia no tenía desperdicio y lo digo con sarcasmo por supuesto. Para mi sorpresa, profundizando más en la teoría que andaba desarrollando sobre las escalas, descubrí que la escala menor melódica es la escala subyacente de la escala mayor. Y bueno, eso de escala subyacente es un término que yo aplico a ciertas escalas que se consiguen extraer de otras de un cierto modo que ya explicaré algún día.

Lo que quería decir con este último párrafo es que el Sistema Temperado es como si fuera un ente vivo; todo está interconectado y tiene una lógica aplastante (también conecta de forma más profunda con las matemáticas y la geometría, de hecho para mi la música, las matemáticas y la geometría son expresiones diferentes de una misma cosa, como si fueran trillizos). No hace falta aprender armonía ni todas esas complicaciones que se daban en otros tiempos.

Las escalas musicales están ahí, creé un método para deducirlas y descubrí cómo deducir las escalas en otros sistemas musicales de diferentes notas por octava, e incluso saber cuántas escalas tienen otros sistemas musicales, pero eso es otra historia (por ejemplo, nuestro sistema musical tiene 24576 escalas, un sistema temperado de 24 notas por octava tiene un total de 201.326.592 escalas, algo más de doscientos millones de escalas, un sistema de 36 notas por octava tiene 1.236.950.581.248, más de un billón de escalas, uno de 48 notas por octava tiene 6.755.399.441.055.744, más de seis mil billones de escalas, etcétera). Lo único que en verdad hace falta es que alguien se atreva a coger cualquiera de las escalas que deducí y se ponga a tocarlas, a hacer canciones con ellas y entonces con el tiempo podrán ser clasificadas. Yo puedo clasificar teóricamente diversas formas distintas de deducir escalas, sin embargo es algo muy extenso y una persona no puede hacerlo sola.

1 comentarios:

 
Top